Pregunta a Candy
Volver al blog

El ciclo de lavado rápido: como usarlo sin errores

Ciclo de lavado rápido

El ciclo de lavado rápido de la lavadora: ¿realmente funciona? Esta es la pregunta que muchos se hacen. Y la respuesta es fácil: sí, si sabemos cómo utilizarlo. Vamos a señalar algunos consejos que nos permitirán sacar el máximo provecho de este programa.

En la actualidad, la gente no dispone de tiempo suficiente para realizar las tareas de la casa. Si al factor tiempo le sumamos la energía que desperdiciamos y el coste de las facturas de suministros, ni que decir tiene que la mejor solución es limpiar durante los intervalos de tiempo óptimos (siempre que sea posible), usando las herramientas con un menor consumo energético y de tiempo.

La lavadora no escapa a esta lógica y, por eso, muchos de los modelos actuales disponen de un ciclo de lavado rápido que, como puedes imaginar, es el favorito de todos. No obstante, nadie tiene nunca la certeza de que este programa eliminará toda la suciedad, especialmente porque cada marca tiene sus propios ciclos con duraciones diferentes. A través de unas sencillas reglas, entenderemos qué ciclo de lavado rápido se adapta mejor a nuestras necesidades.

Lavado rápido: ¿15, 30, 44 o 59 minutos?

Para obtener los mejores resultados posibles con nuestra ropa sucia, debemos conocer las diferentes maneras de usar el ciclo de lavado rápido, en función del modelo de lavadora que tengamos. Dependiendo de la duración del programa y la temperatura seleccionada, obtendremos un resultado óptimo para un determinado tipo de ropa sucia.

El ciclo de 15 minutos es el ciclo de lavado más corto. Prevé un lavado de 5 minutos, un aclarado y un centrifugado bastante intenso. La velocidad es, por supuesto, el rasgo más destacado de este programa, pero su eficacia se limita a ropa interior o ropa sin manchas, que hemos utilizado una sola vez y a las que deseamos dar un lavado de refresco.

Los ciclos de lavado de 30 (o 44) minutos son los más comunes y utilizados. La duración sigue siendo corta, pero elimina mejor la suciedad.

Por último, algunas lavadoras permiten activar el ciclo de lavado rápido de 59 minutos, que sin duda es el que más se parece a un ciclo completo. Aunque la temperatura de lavado sigue siendo relativamente baja y con una duración inferior a una hora, podremos lavar la ropa a fondo y con cuidado.

El ciclo de lavado rápido: como usarlo

Ahora que hemos aclarado los métodos de lavado rápido, a continuación presentamos algunas sugerencias para no equivocarnos nunca y dejar la ropa impecablemente limpia.

En primer lugar, debemos separar las prendas por tipo. Aunque las prendas blancas y los colores claros (como el gris y el beige) pueden soportar temperaturas más elevadas, las prendas sintéticas y de color podrían sufrir daños. Gracias a este pequeño esquema, podremos identificar las temperaturas ideales para cada tejido:

Tipo de tejido

Temperatura aconsejada

Vaqueros

30°

Lana

Agua fría o 30°

Sintéticos y colores

40° max

Blancos, prendas de algodón y ropa interior

Hasta 60 ° (se recomienda 40-50°)

 

Las dosis para cada tipo de lavado suelen indicarse en los envases del detergente: recomendamos seguir las instrucciones, en especial, si optamos por el lavado rápido de 15 minutos, ya que el uso de una cantidad excesiva de detergente podría hacer que el resultado de aclarado no fuera el óptimo.

Debido a la breve duración que lo caracteriza, el ciclo de lavado de 15 minutos no permite un llenado completo del tambor de la lavadora. El tiempo corto de lavado y el aclarado rápido tienen como resultado que no se pueden lavar muchas prendas al mismo tiempo. Por este motivo, sugerimos preparar una carga más pequeña (de hecho, se supone que este programa debe utilizarse para lavar solo aquellas prendas más urgentes). No hay ningún problema con el hecho de querer aprovechar al máximo nuestro electrodoméstico y optar por los lavados de 30, 44 o 59 minutos, pero debemos asegurarnos de que el tambor nunca esté tan lleno que pueda llegar a comprometer la calidad del lavado.

Un último consejo: en presencia de manchas, recomendamos pretratar la prenda con un quitamanchas antes de usar el ciclo de lavado rápido. De este modo, las prendas quedarán realmente limpias y no será necesario utilizar temperaturas elevadas ni un ciclo de lavado largo.

07/02/18