ask-to-candy
back-to-blog

Calentar los alimentos en el microondas y minimizar los desperdicios

Calentar los alimentos en el microondas y minimizar los desperdicios

Las festividades navideñas son la época del año en que nos reunimos más a menudo con familiares y amigos para comidas y cenas opíparas.
Entre Nochebuena, la comida de Navidad, la cena de Nochevieja y las diversas ocasiones que se crean durante las vacaciones, a menudo hay que lidiar con grandes cantidades de alimentos sobrantes debido a los platos cocinados en cantidades excesivas o por una abundancia de comida traída por los propios invitados. ¿Cómo hacer frente a este problema para evitar desperdiciar la comida sobrante y consumirla como si estuviera recién horneada?
Afortunadamente existen los microondas que, gracias a su tecnología, permiten calentar los alimentos sin dejarlos secos ni gomosos, para disfrutar de todo el sabor de los platos incluso después de cocinarlos.

 

Conservación de la comida sobrante

En primer lugar, para disfrutar mejor de la comida en un momento posterior, la correcta conservación de los alimentos juega un papel crucial. En caso de que los platos aún estén calientes, espera hasta que alcancen la temperatura ambiente antes de guardarlos en el frigorífico, cubiertos con film transparente o sellados en recipientes especiales. Para evitar la proliferación de bacterias dentro de los alimentos y la oxidación, es importante no dejar los platos expuestos al aire durante más de tres o cuatro horas. Presta una atención especial a los alimentos altamente deteriorables, como salsas, productos lácteos frescos, pescados y mariscos, que deben consumirse en 24 horas.
Sin embargo, los platos a base de huevos y legumbres se pueden comer de manera segura hasta un máximo de 36 horas después de su preparación. Los cereales son los alimentos más resistentes y se pueden disfrutar incluso después de 72 horas desde su preparación.
El microondas, además, permite descongelar los alimentos guardados en el congelador en solo unos minutos. En el caso de grandes cantidades de alimentos, de hecho, puedes congelarlos para consumirlos frescos incluso después de 3 o 4 meses, teniendo cuidado de conservarlos dentro de recipientes bien cerrados, marcándolos (por practicidad) con una etiqueta identificativa.

 

Cómo calentar la comida en el microondas

El microondas calienta la comida en un abrir y cerrar de ojos, sin necesidad de usar y ensuciar ollas o sartenes, lo que implica un gran ahorro de tiempo y un impacto mínimo en la limpieza de la cocina.
Este electrodoméstico actúa sobre las moléculas de agua contenidas en los alimentos, activándolas y calentándolas: así, el riesgo de deshidratación de los platos durante la segunda cocción se reduce considerablemente en comparación con los métodos clásicos. Simplemente retira la comida del recipiente donde estaba almacenada y ponla en un plato o dentro de un recipiente compatible con el microondas, empieza a calentar y espera unos minutos para disfrutarlos como si estuvieran recién cocinados.
Sin embargo, si existe la necesidad de calentar alimentos que requieren precauciones especiales debido a cortezas o superficies crujientes que tienden a secarse rápidamente mientras el interior permanece jugoso, recomendamos poner un vaso de agua dentro el microondas, lo que ayudará a preservar la hidratación de los alimentos.
Para garantizar un calentamiento homogéneo de la comida y evitar que algunas porciones sigan frías, es una buena idea removerla o girarla, sobre todo si el microondas no está equipado con un plato giratorio. Naturalmente, el tiempo necesario para calentar los alimentos variará según la cantidad y la temperatura inicial del plato: si se acaba de sacar del frigorífico, por ejemplo, el microondas deberá ajustarse con un tiempo más alto que en el caso de un alimento que estaba a temperatura ambiente.
Con el horno microondas se pueden calentar casi todos los platos, desde el primero hasta el segundo, pasando por las verduras; sin embargo, hay algunos alimentos que sería mejor calentar en un horno tradicional o en una sartén para alcanzar temperaturas más altas y, de manera uniforme, volver inocuas las bacterias y los microorganismos que podrían proliferar cuando se calientan alimentos ya cocinados o que no han sido perfectamente conservados. Entre estos alimentos destacamos el arroz, el pollo, las espinacas y otras verduras de hoja verde, las setas y las patatas.

 

Candy siempre ha prestado atención a las necesidades de los consumidores, por lo que en su catálogo ofrece una gama de dispositivos diseñados para simplificar la vida cotidiana.
Los microondas Candy permiten servir la mesa con platos deliciosos en poco tiempo y sin ensuciar, embelleciendo al mismo tiempo tu cocina con modelos con un diseño atractivo.
Los modelos Cook-In-App, gracias a la app simply-Fi, te proponen consejos para una preparación óptima de tus platos, así como numerosas recetas sabrosas y rápidas diseñadas para preparar en el microondas.

 

11/12/18
Categorías: