Pregunta a Candy
Volver al blog

Cómo limpiar el lavavajillas y mantenerlo en perfecto estado de funcionamiento

Limpieza del lavavajillas

Para que pueda decirse que una cocina está bien equipada, debe contar con un electrodoméstico fundamental: un lavavajillas. Gracias a los avances tecnológicos en este ámbito, es un electrodoméstico que nos permite ahorrar tiempo y dinero, puesto que cuenta con los principales instrumentos de ahorro energético disponibles en el mercado.

Limpieza del lavavajillas

Los lavavajillas presentan una tendencia a la formación de cal tanto en sus elementos mecánicos como durante el lavado de la vajilla, la cual puede presentar un aspecto apagado y deslucido tras el contacto con este elemento indeseado. Además, los residuos orgánicos que suelen quedar en las piezas de vajilla y cubertería antes de los lavados, pueden generar malos olores y depósitos de grasa no deseados. Huelga decir que un lavado eficaz de la vajilla depende, además de los productos de lavado empleados, del correcto mantenimiento del lavavajillas. Si tomamos algunas medidas sencillas y específicas, lograremos mantener la eficacia de este electrodoméstico siempre en unos niveles óptimos.

Cómo eliminar la grasa

Para evitar la presencia de grasa en nuestro lavavajillas, la primera clave suele ser la prevención: coloca en el electrodoméstico piezas de vajilla previamente pasadas por agua para retirar los residuos de alimentos que, con el tiempo, pueden generar problemas hidráulicos, como el atasco de tuberías. No reviste demasiada importancia el hecho de que no llevemos a cabo esta medida de forma regular, pues el problema de eliminar la grasa se puede resolver con cierta facilidad si tomamos algunas pequeñas precauciones: simplemente realiza un ciclo de lavado en vacío con bicarbonato sódico, una sustancia que, por sus características químicas, posee unas cualidades desengrasantes excelentes. Otra manera de resolver el problema de la grasa en el interior del lavavajillas es colocar medio limón exprimido en la bandeja de la vajilla.

Cómo eliminar la cal

Los electrodomésticos que funcionan con agua suelen encontrarse con el problema de la formación y la acumulación de cal, un problema que se puede resolver con el uso de productos comerciales, pero también de una forma más económica utilizando productos habitualmente presentes en todos los hogares. Realiza, al menos una vez al mes, un ciclo de lavado en vacío con 2 cucharadas de ácido cítrico para eliminar incrustaciones y retirar cualquier acumulación de cal. Otro método para resolver el problema de la cal es utilizar vinagre de vino blanco que atenúa la agresividad del agua y, por tanto, mitiga sus efectos sobre la formación de cal.

Malos olores en el lavavajillas: nunca más

Los malos olores en el interior del lavavajillas son un problema estrechamente asociado a los residuos orgánicos que suelen permanecer en el interior del mismo una vez finalizado el ciclo de lavado. Tal y como hemos explicado más arriba, la solución al problema de los malos olores está al alcance de todos: usa un limón exprimido durante el ciclo de lavado o limpia el lavavajillas con una esponja empapada en vinagre blanco al final del ciclo de lavado para evitar la formación de olores desagradables. Si los malos olores persisten y eres muy manitas, puedes llevar a cabo una limpieza manual del filtro de desagüe (consulta siempre el manual de instrucciones), el punto donde suelen acumularse todos los residuos orgánicos.

Mantenimiento del lavavajillas: sugerencias útiles

A continuación, algunas medidas que puedes tomar para mantener la eficacia del electrodoméstico en niveles óptimos, con independencia de los graves problemas puntuales que puedan surgir:

• no dejes el lavavajillas fuera de uso durante demasiado tiempo: puede formarse moho, las juntas pueden secarse y, en zonas montañosas o con bajas temperaturas, el agua de las tuberías se puede congelar. Si no se utiliza de forma regular, realiza varios ciclos en vacío al menos una vez al mes;

• pasa la vajilla, la cubertería y las ollas por agua antes de introducirlas en el lavavajillas.

• al final del ciclo de lavado, deja la puerta abierta para que el lavavajillas tenga tiempo de secarse correctamente y evitar que se forme humedad en su interior;

• en caso de duda, contacta siempre con un experto (fontanero o técnico especializado del fabricante) y no manipules las piezas mecánicas; de este modo, no correrás el riesgo de dejar sin validez la garantía del lavavajillas si esta sigue vigente.

09/05/18
Categorías: