Pregunta a Candy
Volver al blog

Cómo limpiar después de una barbacoa

Cómo limpiar después de una barbacoa

El verano es el momento perfecto para organizar almuerzos y cenas al aire libre, aprovechando al máximo tu terraza o jardín. La barbacoa, en particular, es la solución más apreciada, ya que permite preparar recetas con un sabor único de manera divertida, disfrutando plenamente del buen tiempo. ¿Hay algo mejor que una buena barbacoa bajo las estrellas junto a tus amigos? La carne y el pescado a la brasa, los pinchos, el pan tostado y las verduras asadas son delicias que abren el apetito solo con pensar en ellas, mientras que la compañía hace de cada comida un momento aún más especial: veamos algunos sencillos pasos para servir platos realmente tentadores.

Recetas para la barbacoa

La barbacoa es un sistema de cocción que se presta a la preparación de innumerables recetas, pero cuando se trata de asar, la carne es la protagonista indiscutible. El secreto para cocinar filetes y bistecs suculentos reside en el adobo que, para que sea realmente efectivo, debe ser graso, con un sabor picante y ligeramente ácido. Un ejemplo de adobo simple y versátil para ser utilizado en todos los tipos de carne implica el uso de aceite de oliva virgen extra, hierbas aromáticas (como romero, salvia, laurel, tomillo, orégano), un diente de ajo y vino según sea necesario. Deja la carne en adobo (durante aproximadamente 4 horas en el caso del buey o durante 2 horas en el caso del pollo y el cerdo) antes de echar estas delicias sobre las brasas para garantizar que la carne quede blanda y jugosa, en su punto. Es importante evitar agregar sal al adobo o, en general, antes de la cocción: el sodio deshidrataría la carne, con el riesgo de volverla dura y fibrosa.

Los amantes del pescado, en cambio, podrán disfrutar de una excelente parrillada marinera si seleccionan únicamente pescado y crustáceos fresquísimos. Quienes no comen carne ni pescado tampoco quedarán desilusionados, porque la barbacoa permite la preparación de diferentes recetas vegetarianas, como queso a la parrilla (perfecto para los vegetarianos), brochetas de tofu o filetes de seitán a la brasa (indicados también para los veganos). Además, podrás acompañar los platos principales con verduras asadas, como berenjenas, calabacines y pimientos.

Sin embargo, cuando termina la cena, queda un problema por resolver: tener que limpiar a fondo la parrilla y la gran cantidad de vajilla utilizada. La cocción en la barbacoa, de hecho, a menudo implica la formación de incrustaciones en la parrilla, así como la sedimentación de residuos de aceite y grasa en los cubiertos y platos. Veamos juntos cuál es la mejor práctica para hacer que la vajilla quede brillante y mantener la parrilla siempre eficiente y lista para usar.

Mantenimiento de la parrilla 

Es esencial limpiar la barbacoa después de cada uso, eliminando cuidadosamente los residuos quemados y limpiando la parrilla de la mejor manera posible. Para eliminar las incrustaciones en profundidad, se recomienda utilizar un cepillo o un estropajo de hierro para frotar toda la superficie de la parrilla. A continuación, puedes continuar con la eliminación de los residuos de grasa y la limpieza de la parrilla con una esponja húmeda. Entonces, para evitar la formación de óxido en el metal húmedo, simplemente pasa la parrilla sobre una llama o sécala muy bien y listo. Repitiendo esta operación al final de cada parrillada, garantizarás la máxima calidad de la siguiente barbacoa, evitando alteraciones en los sabores de los alimentos.

Limpieza de utensilios y vajilla

También las pinzas, los tenedores y las palas de cocina necesitan las precauciones adecuadas para durar más tiempo. Si la barbacoa tiene lugar fuera de casa, te aconsejamos que envuelvas los utensilios de cocina en papel de periódico durante el transporte y que los sumerjas en agua caliente con jabón para platos en cuanto sea posible. Se puede aplicar el mismo tratamiento a la vajilla utilizada para ablandar cualquier incrustación.

Si has ensuciado muchos platos, vasos y cubiertos, contar con un lavavajillas particularmente grande te permitirá acelerar las operaciones de lavado y secado de platos y cubiertos. Los lavavajillas Candy Evo Space, por ejemplo, ofrecen lo mejor en términos de rendimiento de lavado y capacidad de carga, ya que son capaces de lavar hasta 16 servicios, garantizando platos siempre brillantes, incluso en el caso de los restos más difíciles. Algunos modelos cuentan además con Perfect Rapid Zone, un sistema patentado que aprovecha la potencia de dos brazos giratorios adicionales situados en la parte inferior del lavavajillas, capaces de eliminar la suciedad más difícil gracias a la fuerza del chorro de agua generado. También está la gama Candy Maxi Plates, que permite una gestión inteligente de los espacios internos, permitiendo incluir en una sola carga hasta 190 piezas y garantizando espacio incluso para bandejas y platos grandes. Gracias a sus 8 ranuras para platos grandes y sus 3 cestas ajustables, es posible organizar y optimizar la distribución interna de la vajilla colocando cubiertos largos y pequeños recipientes en la primera cesta; vasos, tazas y platos de tamaño regular en la segunda y platos grandes, sartenes y cacerolas grandes en la cesta situada en la parte inferior.

27/07/18
Categorías: