ask-to-candy
back-to-blog

Pan y focaccias caseras

Preparar pan y focaccias caseras para un pícnic

¿A quién no le apetece disfrutar de los hermosos días primaverales yendo de pícnic con familiares o amigos? Si aún no sabes qué preparar para tu próximo pícnic, ¿por qué no ofrecer unos aromáticos panecillos rellenos con exquisitos productos locales preparando pan casero? Cómodos de llevar en la mochila, fáciles de cocinar y definitivamente sabrosos, los bocadillos harán las delicias de todos.

El truco extra: cocinar con un toque de vapor

Te sugerimos un truco para obtener una masa aromática y sabrosa como la que se compra en la panadería: se trata de la cocción con un toque de vapor. ¡Gracias a un horno innovador como Candy Smart Steam, podrás obtener resultados increíbles! Un pan casero hecho de manera profesional gracias al doble sistema de cocción que, simplemente pulsando un botón del horno, agrega un toque de vapor a la cocción tradicional para garantizar una fragancia única.

3 masas de pan casero ideales para un pícnic

Te presentamos 3 recetas que tienes que probar de inmediato para preparar un increíble pan casero con la ayuda de la función Smart Steam.

Focaccia de patata

Un clásico de la cocina italiana: ¡con la focaccia de patata, siempre se acierta! Esta es la receta para preparar una masa para 4/6 personas. En lo que se refiere al relleno, el único límite aquí es tu imaginación. Si prefieres algo clásico, un relleno de jamón y queso resulta perfecto en este caso. Si, por el contrario, deseas darle un sabor más fresco a tu focaccia, prueba a rellenarla con mozzarella de búfala y tomates cherry tipo pera rojos o amarillos.

Ingredientes:

• 500 g de harina.

• 10 g de levadura de cerveza.

• 1 patata mediana.

• 250 g de agua levemente templada.

• Aceite de oliva c/n.

• Sal gruesa yodada.

• 15 g de sal.

Procedimiento:

Para empezar, hierve la patata dejándola al dente, pélala y machácala, quizá con la ayuda de un triturador de patatas.

Crea un volcán con la harina y vierte 200 g de agua tibia en el centro, la sal, la patata y dos cucharadas de aceite. Al mismo tiempo, derrite la levadura a parte en el agua restante. Empieza a amasar y, cuando la masa sea ya bastante homogénea, añádele la levadura. Sigue amasando vigorosamente y, para terminar, déjala leudar.

Extiende la masa sobre una bandeja para horno con las manos, pinta abundantemente la superficie con una emulsión de agua y aceite de oliva y, finalmente, espolvoréala con unas pizcas de sal gruesa. Llegados a este punto, deja que leude otros 45 minutos en un ambiente cálido. Prepara el horno en modo ventilado en el tercer nivel a una temperatura de 220°, vierte 100 ml de agua en la parte inferior del horno y pulsa el botón de Vapor. Pon la masa en el horno y deja que se cueza durante unos 20 minutos, hasta que la superficie de la focaccia esté dorada.

Pan a las hierbas aromáticas

Sabroso gracias a las hierbas aromáticas presentes en la masa, el pan que te proponemos es fácil de hacer, aunque su preparación sea bastante larga. Por este motivo, te recomendamos que lo prepares el día antes, ya que, si se cubre con un paño de algodón, se conserva en perfectas condiciones durante 2-3 días.

¿Cuál es el mejor complemento para este tipo de pan? Un relleno a base de queso fresco (como brie o crescenza) y verduras asadas resulta muy suave y también es adecuado para vegetarianos, mientras que para los amantes de los sabores intensos, la combinación perfecta es con lomo y crema de setas. Veamos juntos cómo se prepara.

Ingredientes:

• 250 g de harina.

• 250 g de harina de sémola de trigo duro remolida.

• 0,5 g de levadura de cerveza.

• 15 g de sal fina.

• 1 cucharada de hierbas aromáticas varias como tomillo, romero, salvia o mejorana.

• 1 cucharadita de azúcar o malta.

• 320 g de agua a temperatura ambiente.

Procedimiento:

Mezcla los dos tipos de harina, las hierbas, la sal y el azúcar (o malta) en un bol, luego añade gradualmente la levadura previamente disuelta en aproximadamente 20 g de agua. Deja reposar durante un cuarto de hora. En una superficie de trabajo enharinada, amasa la mezcla durante 15 segundos utilizando la técnica del triple pliegue, o bien plegando los bordes exteriores hacia el interior. Repite la operación 4 veces, dejando pasar 5 minutos entre cada una de ellas. Deja que la masa leude.

Una vez que la masa doble su volumen, vuelve a amasarla tratando de no trabajarla demasiado. Pon la masa en un bol, cúbrela con un paño de algodón y deja que leude durante al menos tres horas (o toda la noche si pones la masa en la nevera).

Una vez que haya subido, estira la masa para dar forma al pan y colócala en la bandeja grasera forrada previamente con una hoja de papel para hornear. Ahora realiza cortes diagonales en la superficie, espolvorea el pan con harina y déjalo reposar durante aproximadamente una hora.

Vierte 300 ml de agua en la parte inferior del horno, configura el modo estático a 220° y pulsa el botón de Vapor. Después de 10 minutos, baja la temperatura a 200° y deja cocer durante 45 minutos, hasta que el pan se dore. Al final de la cocción, la temperatura del interior debe ser de unos 100°.

Panecillo de mantequilla con semillas de amapola

Para terminar, te proponemos una receta para preparar panecillos de mantequilla y semillas de amapola, perfectos para los más golosos. Este tipo de pan resulta excelente si lo rellenamos con salmón ahumado acompañado de queso robiola, pero también con salami húngaro o speck y alcachofas.

Ingredientes:

• 320 g de harina Manitoba.

• 140 g de mantequilla.

• 70 g de leche entera.

• 25 g de levadura fresca.

• 4 huevos.

• 50 g de azúcar.

• 6 g de sal.

• Semillas de amapola c/n.

Procedimiento:

Introduce el azúcar, la harina y la sal en un bol. Derrite la levadura en la leche recién templada y agrega 3 huevos levemente batidos. Mezcla la masa a medida que viertes el contenido en el bol con la harina. Amasa la mezcla en una superficie de trabajo asegurándote de que se mantenga bastante húmeda; a continuación, déjala reposar unos minutos.

Amasa de nuevo otros 5 minutos y luego haz el triple pliegue 6 veces, dejando pasar 5 minutos entre una vez y la siguiente. Añade la mantequilla a temperatura ambiente cortada en dados, mézclalo todo y añade un poco de harina para que sea más elástica, si es necesario.

Después de dejarla descansar 5 minutos, pon la masa en un bol, espolvoréala con harina y cúbrela con un paño, de manera que pueda leudar en la nevera hasta que doble su volumen. Divide la masa en 10 partes, haz bolas con ellas y déjalas leudar durante otra media hora a 30° en el horno, colocando los panecillos sobre una hoja de papel para hornear y cubriéndolos con un paño. Pinta la parte superior con yema de huevo, espolvoréalos con semillas de amapola y haz cortes cruzados en la superficie.

Vierte 100 ml de agua en la parte inferior del horno y hornea a 200° en modo estático pulsando el botón de Vapor. Deja cocer durante unos 25 minutos y, en cualquier caso, hasta obtener una superficie dorada.

¡Gracias al pan y las focaccias caseras, tu pícnic será todo un éxito! ¡Que te diviertas!

03/06/19
Categorías: