Pregunta a Candy
Volver al blog

5 recetas irresistibles en las que la calabaza es la protagonista

5 recetas irresistibles en las que la calabaza es la protagonista

¡La calabaza es mucho más que un adorno de Halloween!

Muchos consideran la calabaza como un símbolo del mes de octubre debido a su cultivo en esta estación y a su vínculo con la tradición ligada a Halloween. Pero en realidad, la calabaza se cosecha desde septiembre hasta los primeros meses de invierno. Es un ingrediente dulce que combina a la perfección con los salados y que es capaz de mitigar los matices demasiado ácidos. En este artículo veremos 5 recetas que realzan su sabor al máximo.

Bolitas de ricotta y calabaza con aceite de tomillo

Ingredientes:

250 g de calabaza, 2 yemas de huevo, 300 g de queso ricotta, 40 g de queso parmesano, 2 chalotas, 1 manojo de tomillo, sal, aceite y pimienta al gusto.

Pasos:

Escurre la ricotta en un escurridor. Corta la calabaza en dados y distribúyelos en una bandeja de horno. Échales un poco de sal, pimienta y aceite. Tápalos con papel de aluminio y cuécelos a 160 °C durante 15-20 minutos. Dora la chalota cortada en juliana en aceite de oliva virgen extra. Una vez dorada, añade un cucharón de caldo y déjala cocer. Cuando esté cocida, pon la calabaza y la chalota en un recipiente y mézclalas bien. Pon 100 ml de aceite y el tomillo en una sartén. Cuece a fuego lento durante 7-8 minutos asegurándote de que el aceite no supere los 80 °C y que no fría.

Pan de calabaza y beicon

Ingredientes:

500 g de harina, 7 g de levadura, 250 g de agua, 10 g de azúcar, 10 g de sal, sémola al gusto, 30 g de beicon, 50 de calabaza, 15 g de aceite.

Pasos:

Mezcla la harina, la levadura, la crema de calabaza, el agua, el azúcar y la sal en un bol. Deja reposar en un lugar caliente hasta que la masa duplique su volumen. Estira la masa dándole la forma deseada y ponla en una bandeja con papel vegetal. Deja que suba de nuevo. Cuece en el horno con función ventilador a 190 °C durante 30 minutos. Sirve con una ensalada o con queso fresco.

Lasaña de calabaza

Ingredientes:

200 g de pasta fresca, 100 g de queso rallado, 500 g de calabaza, 250 ml de besamel vegetal, aceite, sal y nuez moscada según sea necesario.

Pasos:

Limpia y trocea la calabaza. Cuécela en un bol con un poco de agua a P80 durante 5 minutos. Introduce la calabaza en la batidora con agua de cocción, sal y nuez moscada y licua. Extiende una capa de la mezcla de calabaza en una bandeja y luego una capa de pasta fresca. Añade crema de calabaza, besamel vegetal y un poco de queso rallado. Procede alternando capas hasta terminar los ingredientes, dejando la última lámina de pasta completamente cubierta por ingredientes líquidos. Espolvorea con queso rallado, una pizca de aceite en la última capa y hornea a 190 °C durante 25-30 minutos, dependiendo de la cantidad de capas.

Dumplings de calabaza con aceite de ajo y vainilla

Ingredientes:

150 g de patatas de pulpa amarilla hervidas, 200 g de calabaza, 150 g de harina, 1 yema de huevo, 25 g de parmesano rallado, 2 dientes de ajo, 1 vaina de vainilla, sal, pimienta y aceite al gusto.

Pasos:

Hierve las patatas, pélalas en caliente y machácalas. Pela la calabaza, quítale las semillas y córtala en dados. Pon los trozos en una bandeja de horno y sazónalos con sal y pimienta. Agrega un poco de aceite y cubre con papel de aluminio. Cuece a 160 °C durante 15- 20 minutos. Cuando esté cocida, machácala o pásala por un pasapurés. Deja enfriar la patata y la calabaza y luego mézclalas. Añade harina y huevo hasta que la mezcla quede uniforme. Haz formas de serpientes de 1,5 cm de grosor y luego córtalas en trozos de 1,5 cm de ancho. Espolvoréalos ligeramente con harina y luego hiérvelos en agua con sal. Cuando la pasta empiece a flotar, pásala a una sartén en la que hayas frito el ajo y la vainilla cortada por un lado en un poco de aceite.

Muffins de calabaza y chocolate

Ingredientes:

300 g de calabaza hervida, 150 g de harina, 80 g de leche, 60 g de aceite de girasol, 60 g de azúcar moreno, 1 sobre de levadura, pepitas de chocolate

Pasos:

En un bol, machaca la calabaza con un tenedor y añade la harina sin dejar de remover. Vierte la mezcla en un bol más grande y añade gradualmente la levadura, la leche y el aceite. Mezcla los ingredientes con una batidora hasta obtener un compuesto homogéneo y sin grumos. Mientras tanto, pon las tulipas de papel en los moldes para muffins. Incorpora las pepitas de chocolate a la masa y remueve con cuidado. Vierte una cucharada de masa en cada tulipa y luego hornea a 200 °C durante aproximadamente 15 minutos. Deja enfriar los muffins y decóralos a tu gusto.

 

Gracias al microondas y a los hornos conectados de Candy, podrás preparar unos platos fantásticos en cualquier momento gracias a las sugerencias de la aplicación simply-Fi y a la increíble funcionalidad de nuestros electrodomésticos de cocina. ¡Obtén más información!

16/10/20
Categorías: