Pregunta a Candy
Volver al blog

Técnicas básicas de cocción que debes dominar

Las principales técnicas de cocción para usar en casa

Técnicas de cocción y más: todo lo que necesitas saber antes de meterte en la cocina

 

Disponer de tanto tiempo libre para pasar en casa ha despertado la pasión por la cocina de muchos de nosotros. Mientras que para algunos solo ha sido cuestión de volver a encender el horno y ponerse manos a la obra, para otros la cocina es un mundo totalmente desconocido. ¡En esta guía te explicaremos las principales técnicas de cocción para que sorprendas a tu familia y amigos! Los ingredientes principales son un buen surtido de utensilios de cocina y un gran deseo de ponerse a cocinar... ¡sin desdeñar la posible ayuda de un pequeño ayudante!

 

Cómo hervir adecuadamente

 

Este método de cocción es uno de los más tradicionales y saludables. Hervir consiste en sumergir y cocer la comida en una olla con agua hirviendo. La temperatura del agua debe alcanzar el punto de ebullición de este elemento, es decir, unos 100 °C. Los mejores alimentos para preparar con este tipo de cocción son las verduras, las legumbres, la pasta y el arroz. Aunque esto no significa que no se pueda usar también para cocinar carne y pescado. El tiempo de cocción depende del tipo de alimento que se esté preparando, y puede variar de unos pocos minutos hasta los veinte en el caso de las verduras más sustanciosas. Se debe prestar atención a la cantidad de sal utilizada: unos 5 gramos de sal marina por litro de agua son más que suficientes.

 

¡Fríe como un chef!

 

Es verdad que freír hace que la comida sea más sabrosa, pero también es cierto que es un método de cocción menos saludable y su uso debe ser menos frecuente. Para freír mejor los alimentos, es necesario sumergirlos y cocinarlos en grasa animal o aceite muy caliente. Los mejores aceites para freír son el aceite de oliva y el aceite de cacahuete, mientras que es mejor evitar la manteca, la mantequilla y varios aceites procedentes de semillas. La temperatura ideal para freír es de entre 165 °C y 180 °C, y es importante que la comida quede completamente sumergida y que el aceite esté lo suficientemente caliente como para crear esa corteza clásica que a todos nos encanta. Lo que sí que desaconsejamos encarecidamente, es reutilizar el aceite para otras frituras.

 

Conviértete en un maestro de la panadería

 

El horno es uno de los aliados más importantes que tenemos en la cocina, muy utilizado tanto en entornos domésticos como profesionales. La mejor característica del horno es su versatilidad. Además de utilizarse para platos tradicionales como postres, pan y pizza, también es una solución ideal para cocinar pasta, arroz, carne, pescado, pasteles y verduras. En el horno, los alimentos se cuecen por convección utilizando aire caliente a una temperatura de entre 150 °C y 250 °C. Si no se especifica lo contrario, lo ideal es no usar nunca el horno a la temperatura máxima, ya que la temperatura de cocción promedio de un alimento en el horno es de unos 200 °C. El horneado genera una delgada costra en la superficie del alimento, lo que evita la pérdida de sus nutrientes principales. En los últimos años se ha añadido a los hornos tradicionales la función de cocción al vapor, que resulta excelente especialmente para hornear recetas con levadura. Con solo pulsar un intuitivo botón de nuestro horno conectado Smart Steam (LINK TO THE LANDING PAGE), se emitirá la cantidad de vapor perfecta en la fase inicial de la cocción, ¡lo que te permitirá preparar el pan de tus sueños!

 

Cocción en el microondas

El microondas, además de ser útil para calentar o descongelar alimentos, como ya hemos visto, también representa una solución válida para cocinar. A diferencia de un horno tradicional, que cocina los alimentos desde el exterior hacia el interior, el microondas «sacude» las moléculas de agua contenidas dentro de los alimentos y los cocina desde adentro hacia afuera. Sin embargo, las microondas no pueden penetrar más de 5 cm, por lo que no se recomienda cocinar alimentos grandes. La cocción ideal en microondas se debe llevar a cabo en un recipiente con un poco de agua y cubierto con film transparente.

 

¡Aprendamos a hacer pan italiano de hierbas aromáticas!

 

Ahora que ya conoces las técnicas de cocción básicas, ¡es hora de poner en práctica lo aprendido! Para probar la cocción al horno, ¡nada mejor que un buen pan casero con hierbas aromáticas! Preparar pan puede ser divertido, ¡especialmente si tienes un pequeño pinche de cocina! Deja participar a tu hijo en esta preparación, ¡se divertirá y aprenderá algo nuevo!

Para empezar, estos son los ingredientes que necesitarás:

 

• 250 g de harina de sémola de trigo duro remolida.

• 250 g de harina.

• 0,5 g de levadura de cerveza.

• 320 g de agua (a temperatura ambiente).

• Unos 15 g de sal fina.

• 1 cucharadita de azúcar o malta.

• 1 cucharada y media de hierbas aromáticas frescas picadas (por ejemplo: tomillo, salvia, romero,

mejorana).

 

Pasemos a la preparación:

1. Pon la harina, las hierbas, el azúcar y la sal mezclados en un bol o en una amasadora. Vierte lentamente la levadura mezclada con el agua y remueve para formar una masa. Deja reposar 15 minutos.

2. Amasa sobre la mesa enharinada durante 15 segundos, doblando los salientes hacia adentro. Repite este último paso 4 veces, intercalando descansos de 5 minutos. Pon la masa a leudar. Tan pronto como el volumen de la masa se haya duplicado, vuelve a amasar tratando de estresar la masa lo menos posible.

3. Pon la masa en un bol ligeramente enharinado y cúbrelo. Déjala crecer durante aproximadamente 3 horas en un lugar protegido de las corrientes de aire (o en el frigorífico durante la noche, para que la masa leude adecuadamente).

4. Pasadas las tres horas, sin volver a amasar y tratando de estresar la masa lo menos posible, forma un pan de forma alargada. Pon los panes en la bandeja del horno cubierta con papel vegetal y realiza cortes en diagonal con un cuchillo en la superficie. Utiliza un cuchillo afilado para evitar apretar demasiado la masa. Espolvorea con harina, cubre con un paño y deja leudar otra hora más.

5. Hornea en modo estático con 300 ml de agua en el fondo y a 220 °C pulsando el botón de vapor. Trascurridos 10 minutos, baja la temperatura a 200 °C. El tiempo de cocción requerido es de aproximadamente 45 minutos. El pan debe adquirir un buen color tostado por fuera. La temperatura interna debe ser de unos 100 °C.

¿El secreto para una cocción perfecta?
 ¡Un toque de vapor! Tú solo tienes que pulsar un botón: Smart Steam (LINK TO THE LANDING PAGE) hará el resto. ¡La cena está servida!

28/05/20
Categorías: